En términos futbolísticos, cuando hay que ganar o quedar eliminada, se dice que es cuando se ven los tigres en la cancha.

Creo que al presidente Lacalle Pou y su equipo de gobierno les llegó la hora final.

Es ahora o nunca que hay que hacer las cosas que planeó en su plan de gobierno presentado y prometido.

Se terminó la emergencia sanitaria, fracasó la estrategia del PIT CNT y sus socios del Frente Amplio de eliminar esos 135 artículos de la LUC. Sin duda que el gobierno y la coalición multicolor salieron fortalecidos, y es el momento para hacer las transformaciones y reformas que el país necesita inmediatamente.

Llegó la hora de enfrentar al PIT CNT, ya no hay que dar más vueltas, todos sabemos que los sindicalistas son de izquierda y desestabilizan el país.

Que manejan más de medio millón de uruguayos adheridos y que presionan estratégicamente para sus logros políticos.

Pero el enemigo gigante es el gordo, el súper gordo, el Estado uruguayo.

Si Luis no ataca ese tema, aunque ya sea un poco tarde, perdió dos años para comenzar el proceso, no tengan la menor duda que esto no cambia.

Achicar el Estado significa sacar todo lo que es innecesario, lo que es costoso, lo que da pérdida.

Siempre llegamos a preguntarnos finalmente si hay voluntad política para hacer lo que hay que hacer o simplemente esto sigue siendo el juego de la casta política.

Porque si quieren seguir jugando el juego de la política electoral histórica, mejor no nos gastamos en seguir escribiendo.

Pero, si realmente se quiere salvar al país y a los uruguayos, aquí hay que hacer grandes reformas y no mirar el costo político electoral que se asuma.

No puede ser, que si hay viento a favor y la producción es récord de exportación a buenos precios, no se vieran los resultados en los trabajadores.

Si hay malos resultados de exportaciones, lo primero que sufre es el desempleo y la baja de salarios, algo no está bien.

Este no es momento para tibios, miedosos o calculadores, es tiempo de gente con temple que no le tiemble la mano para tomar decisiones importantes.

Es la hora de la verdad para Luis y el Partido Nacional, ya no hay excusas, ya no hay pandemia, ya no hay referéndum, ya tiene la LUC, ahora tiene que hacer los cambios rápidos o contundentes.

Esos cambios le van a traer muchas críticas y los sindicatos le van a hacer la vida imposible, pero tiene que hacerlo y enfrentar lo que sea.

¿Si le veo uñas para guitarrero a Luis?

No, no le veo, creo que como él mismo dijo, el fruto cae siempre cerca del árbol.

Artículo anterior¿BAJAR LOS PRECIOS, O SUBIR LOS MISERABLES SUELDOS?
Artículo siguienteLOS ESTACIONEROS QUE NO ACEPTAN TARJETAS LE ESTÁN AGARRANDO EL GUSTITO AL EFECTIVO