El nuevo primer ministro conservador británico, Rishi Sunak (Multimillonario), dijo este martes que la prioridad de su Gobierno será «la estabilidad económica», devolver «la confianza» en el Reino Unido y advirtió de que se avecinan «decisiones difíciles».

Los principales gobiernos del Mundo están armando estrategias de austeridad y descenderán los altísimos costos de sus Estados.

El Uruguay, con las administraciones del Frente Amplio y la actual, ni por asomo siguió ese camino.

El Contador ASTORI y la Contadora Arbeleche apuntan al continuismo neoliberal que desde tiempos post dictadura adoptó Julio Sanguinetti, Lacalle Herrera y Jorge Batlle.

Esto tendrá consecuencias muy duras para los uruguayos.

Ya se está viendo un aumento de la pobreza significativo.

Y una tendencia a la desaparición de la clase media clásica uruguaya.

El desempleo mantenido, la informalidad y la migración de la juventud.

6.000 uruguayos en situación de calle.

No aumenta la población y fallecen más uruguayos de los que nacen.

Pero aún peor, sufrimos la enfermedad de mayor crecimiento en nuestro país, la depresión.

La casi nula inversión en salud mental, es una bomba de tiempo, que tarde o temprano tendrá sus duras consecuencias.

500.000 uruguayos diagnosticados con Depresión.

Es una cifra increíble, que es posible, en proporción a la poca población, sea de las más significativas del Mundo.

4 uruguayos por día se suicidan y 5 más lo intentan.

Reino Unido anuncia que tomará “decisiones difíciles”, en la administración de sus ingresos.

No anuncia aumento de impuestos.

Reordenar el destino de sus ingresos, una misión difícil por las consecuencias políticas que tiene.

Necesitan dinero y ya no pensarán en el FMI o el BM, recurrir a los ingresos actuales será la tendencia mundial.

Como siempre, en el Uruguay, lo político está primero, por consiguiente, se estirará la decisión hasta que llegue una crisis.

Para los cambios realmente importantes, sólo hay dos caminos cuando un político administra el dinero de los contribuyentes.

Una fuerte crisis económica o un golpe de Estado cívico – militar.

Los políticos solo tienen en su mira las próximas elecciones.

Aquel chiste que en el Uruguay todo llega 10 años más tarde, ya no es un chiste, es una triste realidad.

Las “decisiones difíciles” serán directamente contrarias a las simpatías políticas.

No más funcionarios públicos innecesarios.

No más acomodar gente en el Estado por compromisos políticos.

No más 130 legisladores.

No más 19 intendencias.

No más despilfarros.

No más viajes por el mundo sin motivos válidos.

No más alcaldías que no se justifican.

No más salarios y partidas millonarias.

Simplemente AUSTERIDAD y SENTIDO COMÚN.

Las consecuencias políticas con todas estas medidas serán terribles.

Porque los uruguayos son en un gran porcentaje corruptos.

“Si me das te voto”

“Si le das trabajo a mis hijos te voto”

“Si me das los bloques y las chapas te voto”

“Si me conseguiste una changa en la intendencia te voto”

Los propios políticos nos acostumbran a ese sistema corrupto.

La casta política va a morir enredada en su propio lazo.

Tarde o temprano ustedes lo verán.

 

Artículo anteriorEL CIRCO PORTEÑO
Artículo siguiente¡POBRE LUISITO!