EL BOCON, siempre denunció y lo seguirá haciendo, la falta de ética médica, su continuo acercamiento a la industria farmacéutica y la falta de moral de esta última. Quienes son los que conspiran contra la salud del pueblo y quienes los ayudan a conseguir sus oscuros fines, por ejemplo desde la medicina o desde la política y sin contar los que están de los dos lados del mostrador.

Por suerte no estamos solos en esta cruzada y desde técnicos muy reconocidos mundialmente como puede ser Joan-Ramón Laporte (jefe del  servicio farmacológico del Hospital Valle Hebrón de Barcelona – España y Catedrático en Farmacología de la Universidad de Barcelona), pasando por periodistas mundiales de alto fuste y hasta simple blogueros de internet a los que no se los puede comprar y dicen su verdad.

Por ello y como siempre la Mafia Farmacéutica desde hace más de 25 años esta instalado en la agenda permanente de EL BOCON, vamos a desnudar algunos temas que la “ética médica”, debería tener en cuenta y que no lo hace estando frente a los ojos de todos.

El Código de Ética Médica aprobado el 27 de abril de 1995  por el SMU y publicado en su web (http://www.smu.org.uy/elsmu/institucion/documentos/doc/cem.html) tiene asuntos que vamos analizar con el lector. Cuales son las modificaciones que se le quiere hacer no esta muy claro. Por ello estudiaremos los artículos que evidentemente si van en serio con el tema de la ética y  no se deberían modificar y mucho menos eliminar.

Su articulo 1 dice: Las disposiciones de este Código son obligatorias para todos los médicos socios del Sindicato Médico del Uruguay (SMU). Las infracciones a estas disposiciones se elevarán a la jurisdicción disciplinaria del SMU.”

Eso indica que todos los médicos están sujetos a él, no importa que sean Presidentes o Ministros.

En su artículo 2 dice: ….. “El médico debe ejercer inspirado por sentimientos humanitarios. Jamás actuará para generar padecimientos no impuestos por razones médicas, ni tratos crueles, inhumanos o degradantes, o para el exterminio del ser humano, o para cooperar o encubrir atentados contra la integridad física o moral”…….

Y aquí iniciamos el estudio del accionar de los médicos y lo haremos con ejemplos claros de dominio público muy comentados.

Hace pocos días una empresa de Hamburguesas (nada más lejano de una dieta equilibrada y más si le agregamos el combo con papas fritas) hizo como desde hace muchos años una venta especial para apoyar a los niños con cáncer y sus familias. Siempre, y a pesar que te imponían un logo y una venta para participar, esa empresa ayudó a  la Fundación Peluffo Higens, que para todos  los uruguayos era imagen de transparencia.

Quienes manejaban esta Comisión desde hace muchos años mostraron con orden y buena administración y documentos prolijos en la mano, que los fondos que recibían se volcaban a la gente que lo necesitaba. Fueron comprando equipos, insumos médicos y medicamentos. Se compraron predios y se remodelaron para los familiares (gente humilde) para que pudieran acompañar a sus hijos, etc. Nadie dudo que las obras se hicieran porque estaban a la vista. Solo  era necesario mirar hacia la derecha y ver las carencias del Hospital Pereira Rossell para comparar una buena administración con donaciones y otra mediocre con impuestos de todos nosotros.

Un buen día “Rebelión en la Granja”, los médicos, querían el poder. Encabezados por uno de los mejores médicos de la especialidad pretendieron y lograron tomar el dominio no de la Fundación  pero si del área de acción de la misma.

Quedamos todos perplejos, ¿qué paso con nuestra impoluta fundación y orgullo de todos los uruguayos? Se le manoseo, se le desprestigió y se le destruyó.

El tiempo parece que es bueno para curar las heridas según dicen, pero en este caso no. Cual fue el reclamo de los médicos ante ASSE. Que ellos manejaran los suculentos fondos que aporta el Estado para la compra de los medicamentos.

El lector sabrá por el “runrún” de la calle que los medicamentos oncológicos son de la gama más alta de los precios de la medicina, que algunos pueden llegar a costar miles de dólares la cajita.

¿Saben que es un negocio fundamental para la industria farmacéutica?

Tal vez sea por ello que el cáncer en su mayoría no tiene cura sino paliativos, pero hoy en siglo XXI podemos ver aterrizar un robot en el planeta Marte en vivo y en directo.

Si estudiaste para médico, ¿Por qué te interesa tanto manejar la caja chica?

Hay una disciplina dentro de la medicina que estudia la administración hospitalaria pero…. no cura el cáncer.

No es lo mismo administrar la intendencia de un hospital o la de Montevideo que salvar a los niños con cáncer.

Lo que pasa que a la Mafia Farmacéutica no le importa el honor de la gente, ni siquiera la vida de las personas, les interesa ganar más dinero.

Muchos países en el mundo, no tienen piedad con las mafias sean las de la venta de drogas ilegales, ni las que venden las drogas legales que deberían curar.

Una mafia es una mafia y hay que combatirla, si se está en el gobierno de un Estado que defiende a su gente, con más razón.

Artículo anteriorLA JODA DE GALLINAL CON LOS CARGOS DE GUARDA – HILOS
Artículo siguienteEl padre de la criatura, reducción del IMESI en las naftas… POLÍTICAS DE FRONTERAS