Juan Pedro Damiani, como lo anunciamos, será candidato a presidente de Peñarol.

Luego de gastar un puñado de dólares para hacer encuestas y analizarlas, resolvió volver a la cancha luego de tres años que lo miró de afuera.

Le fue bien a Juan Pedro estar afuera de la directiva, ya que cobró unos cuentos millones que le había prestado a su equipo.

También cobró los intereses que le cobra al equipo de sus amores.

Como los números le dieron bastante bien, resolvió comenzar las conversaciones para lograr acuerdos con otros grupos que anunciaban serían candidatos a presidentes.

Lo cierto que un 40% de los socios consultados dijeron que respaldaban sin la más mínima duda a Juan Pedro.

Pero también un 40% dijo que jamás votaría a Juan Pedro.

O es Dios, o es el Diablo para los hinchas y socios de los mirasoles Damiani.

Es un hombre muy polémico que despierta simpatías u odios, no hay grises ni términos medios.

Aquí no hay dos formas de mirar las elecciones de Peñarol, Juan Pedro Damiani es el favorito y Evaristo González es el enemigo e Ignacio Ruglio es la sorpresa en términos de turf.

Los demás, ni pican, incluido Edgardo Novick, que no se ha confirmado su candidatura.

Si Evaristo y Ruglio se unen, sin dudas, ganan.

Pero Ruglio no quiere juntarse con nadie, y si no lo hace, vuelve a perder.

Evaristo y Areco no van a negociar la presidencia, posiblemente otros cargos muy importantes sí, pero Ruglio no se baja de la presidencia y le darán servida la presidencia a Juan Pedro.

Quedan pocos días, y ahora el objetivo será ganarle a Damiani, para mí difícil, pero… no es imposible.

Artículo anteriorPARTIDOS APLAZADOS DE LA SERIE B.
Artículo siguienteLOS JUECES QUIEREN PONER AL LOBO A CUIDAR EL GALLI