Es realmente escandaloso, que el actual ministro del Interior Martinelli siga siendo el jerarca máximo, algo inadmisible sin duda.

Quedó probado y aceptado por Martinelli, que concurría a la casa de Aguiar en Punta del Este, que comían asados y que concurrió a su casamiento trucho.

Pero ese es simplemente un tema de presunción, lo que realmente es importante decir, es que cuando Martinelli frecuentaba a Aguiar, ya la fiscalía había recibido una denuncia de los inversores canadienses contra Aguiar por haber sido estafados por ese señor en varios millones de dólares.

Que Martinelli había actuado directamente en traer a esos inversores, y que lo había hecho en nombre del presidente Lacalle Pou.

Que Martinelli fue el gestor presidencial de esa inversión, que incluso con la presencia de Luis en la inauguración de la empresa en Salto del presidente, respaldó la gestión de Martinelli.

Sin duda que Martinelli va a terminar en fiscalía, cuando la comisión del senado entregue a la justicia todo este material.

Que el diputado Cal es un sinvergüenza, que mintió negando la publicación de Crónicas del Este y los calificó a los colegas de escribir un «bolazo» respecto a que había sido amenazado por Aguiar.

Luego tuvo que reconocer que fue verdad.

Que Cal viajó a Colombia con Aguiar.

Que Cal se arrimó a Aguiar en busca de ventajas personales.

Ahora Heber sale a decir que Cal le dijo que recibió «insultos» de Aguiar y no le dio importancia.

Heber miente, como siempre, porque Cal le dijo que lo había amenazado y le hizo escuchar seguramente el audio de Aguiar le mandó a Cal, que es una clara amenaza mafiosa.

También Cal le hizo saber que había policías de Maldonado custodiando a Aguiar y Heber tampoco al parecer hizo algo al respecto.

¿Caerá un nuevo ministro por sospechas de corrupción de este gobierno?

Astesiano, Marset, Bustillo, Heber, Irene, dos sub secretarios, su publicista… ¿Será el turno de Martinelli?

Debería ser sin duda, inexplicable su relacionamiento de amigo con alguien que todo el Uruguay sabía era un gran estafador que llega a Punta del Este con plata robada  los inversores canadienses.

 

Artículo anteriorEL JUGADOR SAMUDIO DE LIVERPOOL COMETIÓ UN ERROR IMPERDONABLE
Artículo siguienteRUGLIO CLAVÓ AL BROU EN 168.000 DÓLARES, Y SENTENCIARON A LA GERENTA A PAGAR SU DEUDA