A ver, que nadie se enoje, pero veo con asombro, que ahora le hacen entrevistas a un desaparecido en acción, “El Vasquito” Aguirregaray.

Es el ahijado de Pablo Bengoechea, y ya lo trajo en otra oportunidad en forma caprichosa cuando Pablo era el entrenador.

¿No le da un poco de escozor a pablo Bengoechea decir que hay que traer a su ahijado?

Pero no solo por su familiaridad con el jugador, sino porque en realidad Aguirregaray hace 8 meses que está tomando mate en Artigas.

Que en una entrevista que le hicieron en un programa deportivo, le preguntan cómo está físicamente y dice que está entrenado solo en Artigas.

Además, Peñarol acaba de traer a “El Mono” Pereyra, tiene a Giovani González (que finaliza el contrato) y a quién hoy por hoy es titular, Juan Acosta.

Entonces, debemos convenir que a Aguirregaray lo pidió su padrino y no Larriera.

Incluso, dice El Vasquito que el dirigente que está negociando con su representante le dijo que haga una contraoferta.

¿Contraoferta? ¿Si no tiene cuadro? ¿Si no juega en ningún lado?

Si fuera tan bueno lo habrían venido a buscar varios equipos, pero reitero, ¿está tomando mate sin equipo en Artigas y le dicen que haga una contraoferta?

Artículo anterior¿QUÉ PASA CON EL CEBOLLA?
Artículo siguientePRESIDENTA DE LA JUNTA DEPARTAMENTAL DE FLORIDA HIZO UN BALANCE DE SUS PRIMEROS 99 DÍAS DE GESTIÓN…