Es tan liviana y fuera de lugar la solicitud de destitución del Director General de Fiscalía que presenta el partido político Cabildo Abierto, que se transforma simplemente en un intento vano.

Más que un pedido formal de remoción del jerarca, se ve claramente solo una maniobra burda de tono político, con intención meramente política.

Es increíble que profesionales de tanta Jerarquía, como el Dr. Domenech y el Dr. Lust, hayan escrito un petitorio al Presidente Lacalle Pou, exponiendo como argumento la presunta simpatía política de hace años del Fiscal General y decir que…

 

“Quizás podría despertarnos suspicacia la anterior militancia política del Sr. Fiscal”, dijo Domenech, y agregó: “Es público y notorio y corre el rumor que ha sido militante del Partido Comunista”, añadió Domenech sobre Díaz.

(Textual por el diario “El Pais”)

 

¿El argumento es un rumor?

Y que tuvo militancia en el Partido Comunista (si la hubiera tenido), ¿es un argumento válido?

La verdad que asombra, Domenech, Presidente de Cabildo Abierto, explicó a la prensa lo que fueron a solicitar por carta a Lacalle Pou…

 

«Vinimos a pedir en aras de la independencia de los Fiscales y del prestigio de nuestra Justicia que se tomen medidas, dada la debida intromisión del señor fiscal general de la Nación en la independencia de los Fiscales que de él dependen. Creemos que esta investigación ordenada respecto a la fiscal de Colonia es la gota que ha rebasado el vaso».

 

Es tan burdo lo que expresa Domenech que asombra.

Piden a Lacalle Pou que saque al Dr. Jorge Diaz de su cargo, y le acusan de iniciar una investigación a una fiscal. 

Sé que lo acusa por cumplir con su deber.

El Dr. Díaz inicia una investigación prudente, por trascender públicamente, que una de las Fiscales que recibió la orden de analizar la resolución anterior, sobre el expediente que involucra al ex Intendente de Colonia, Carlos Moreira y fallar nuevamente, estaba involucrada políticamente con el Partido Nacional.

La investigación solicitada por el Fiscal General, no implica revertir el caso, ni la resolución técnica de la Fiscal de Carmelo; se trata de analizar el relacionamiento político partidario posible entre la fiscal y Moreira.

Es una investigación administrativa interna para verificar el alcance de las acusaciones públicas respecto a la ética de la fiscal y no al fallo técnico.

Conocer claramente si había una vinculación cercana a quien debió investigar la fiscal, como para excusarse de realizar su trabajo o no. Y está muy correcto que se realice, es lo que corresponde hacer, incluso para que la Fiscal quede con las garantías ante las versiones públicas escuchadas.

¿La Fiscal debió excusarse de hacer su trabajo o estuvo correcto que actuara?

Domenech y Lust actúan en forma absurda, exponiendo expresiones de deseos y no argumentos sólidos que expongan al Fiscal General a la violación de la Constitución, como incluso expresan, que fuera publicado en la carta enviada al Presidente.

Todos y cada uno de los presuntos argumentos de ambos abogados de Cabildo Abierto se caen por  su propio peso, en sin argumentos a favor del Dr. Díaz, no es su contra.

 

El Diputado Lust aseguró este lunes en diálogo con Radio Monte Carlo que Díaz «incurrió en una falta grave», que «implica la destitución». Señaló que el estatuto de los fiscales «establece que cualquier procedimiento disciplinario debe ser reservado», en el entendido de que el Fiscal de Corte inició ese procedimiento dando «publicidad» del mismo.

Iniciar una investigación administrativa no es un procedimiento disciplinario.

Una investigación administrativa es la que puede llevar a un procedimiento disciplinario reservado.

Y la frutilla de la torta, es lo expresado por el Dr. Lust, donde muestra el real propósito de esta carta, el objetivó claramente político.

Lo «más grave» es que la conducta de Díaz es «una señal al fiscal que tiene que entender en la denuncia que presenté contra Tabaré Vázquez y su equipo de Gobierno». En ese sentido, considera que el Fiscal de Corte, da un mensaje a los demás Fiscales de que «cuando hay un político involucrado, si el dictamen Fiscal no le satisface al señor Fiscal de Corte, ese Fiscal va a ser sujeto a un proceso disciplinario. Esto es gravísimo», indicó.

Estas expresiones son terribles, y hasta difamatorias.

Una grosería, presumir un mensaje entre líneas por una investigación administrativa, pensando en otro expediente, es claramente difamación.

Lo que presume Lust de Díaz, es un claro acto de corrupción de probarlo, solo que le faltó justamente eso, probarlo.

Sin dudas que Cabildo Abierto solo pretende debilitar la imagen de Díaz con esta actitud alejada de sustento legal y jurídico.

Cabildo Abierto es un partido nuevo que basó su creación para cambiar la forma de hacer política.

Sin embargo, con estas actitudes demuestran que solo son más de lo mismo.

Artículo anteriorLA TIENDA INGLESA CAYÓ LUEGO DE HENDERSON, EN CALIDAD Y ATENCIÓN
Artículo siguienteEN SALTO, LOS BLANCOS SE VIENEN POR LOS PALOS AL DISCO