Quizás la última sesión de Junta Departamental fue la última oportunidad en el ejercicio del rol de Edil, donde expresé en grandes líneas mi visión de lo que es la gestión de Gobierno en manos del Frente Amplio; hoy quiero compartir con los lectores y seguidores del semanario ElBocón mis palabras en la media hora previa, de la Junta Departamental de Paysandú.

La desidia, el mirar para otro lado y disfrazar la verdad, ha sido la característica de este último periodo de gestión de Gobierno, por parte de una pseudo izquierda que en lo nacional estuvo por 15 años con mayorías parlamentarias y a nivel departamental aquí en los últimos 5 años y monedas.

Digo monedas, porque hoy todos estamos ejerciendo el rol por circunstancias producto de la epidemia y estamos jugando un alargue obligados.

Si es un momento oportuno para poner algunas cosas en la balanza y voy hablar de gestión de un modelo que nos hundió en el más denso barro.

Hoy nos sorprendió la noticia en el “Telégrafo” que al igual que en depósitos en Montevideo, aquí también se encontraron en Paysandú decenas de dispositivos de ayuda para personas con discapacidades, para facilitarles el andar y desplazarse, que pertenecen al Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

Yo en este recinto, muchas veces dije que las políticas sociales ejecutadas por el Mides eran malas copias de otros Gobiernos, hoy tengo que pedir disculpas por tales afirmaciones, ya que lo que ha dejado 15 años de ese Ministerio, es desidia, amiguismo e inequidad social.

No voy a reseñar todo lo encontrado en estado de abandono desde que asumieron las nuevas autoridades nacionales, porque ya se ha dado a conocer por distintos medios.

Otra cosa que deja la gestión de esta pseudo izquierda, son más de 400 mil uruguayos por debajo de la línea de pobreza; o sea que tanto las autoridades del Ministerio de Trabajo, la central de trabajadores, como el “Inia” se encargaron sistemáticamente de disfrazar la verdad, tratando de pintarnos un país de maravilla; pero también esta epidemia del Corona Virus, en menos de 30 días evidenció la gran mentira de los números volcados sistemáticamente por el Gobierno de pseudo izquierda.

Y esto parece ser una fórmula que aplica también a lo Departamental; parecería ser la forma de gestionar de esta fuerza política; imagínense que el ex Intendente Caraballo hasta llegó a expresar en un medio radial que cada vez que se asomaba a la ventana de su casa; veía un Paysandú hermoso, pujante y en desarrollo; seguramente el señor Caraballo se despertó en su habitación luego de tener un hermoso sueño.

Porque acá también ha habido desidia y todos los que integran esta fuerza política llamada Frente Amplio, han sido cómplices de la mentira sistemática.

Hace unas semanas, plantearon un fidecomiso de unos US$ 20 millones de dólares para impulsar el Departamento, poniendo como excusa el Corona Virus y la falta de empleo.

¿Perdón? ¿Acaso varios Ediles del Partido Nacional, en los cuales me incluyo, no fuimos advirtiendo de la crisis laboral, de la necesidad de pensar acciones para poder sacar adelante el Departamento? Y lo único que encontramos como respuesta de los Ediles oficialistas y el propio ejecutivo fue la desidia y desestimación de nuestros planteos.

No hay en los 5 años, ni una sola obra culminada en un 100 por ciento, a todas les falta algún detalle y aquellas que dieron por concluidas solo trajeron perjuicio a los vecinos, solo basta escuchar y ver por ejemplo cómo se inundan muchos barrios de la ciudad por falta de una buena ejecución de los cordones cuneta, donde dejaron las casas por debajo del nivel de la calle.

Obras como la de Avenida Soriano, que la dan por concluida y en más de una boca calle los vecinos han tenido que rellenar las zanjas con escombros para poder circular con los vehículos.

O ver en que quedó las instalaciones de Vialidad, o simplemente apreciar cómo se llueven las instalaciones de la Dirección de Servicios, ahí en los talleres y depósitos del corralón.

Y así podríamos estar horas enumerando una a una las falacias de esta gestión Frente Amplista, pero acá lo que tienen que entender es una sola cosa; no van hacer en tiempo prestado, o sea en estos dos meses y chirolas para adelante, lo que no hicieron en cinco años.

Traten de una vez al menos culminar la gestión que se les ha prestado con un poco de decencia, que quizás sea una palabra que no está en vuestro vocabulario y en vuestro diccionario.

Y por favor no desinformen y mientan más, a Guillermo Caraballo y su equipo le quedó grande la gestión Municipal y tan grande le quedó, que en un intento desesperado por mejorar su imágen, larga a la opinión pública el disparate que pretendió endeudar por 24 años a los sanduceros y cuando vió que ni siquiera en el seno de su propia fuerza política tuvo aceptación, no dudó en desmarcarse de su Secretario General hoy devenido a Intendente y decir “yo no fui”.

Ya falta poco y el 27 de setiembre una vez más los sanduceros van a decidir de qué lado está la verdad, y en su conciencia estará qué Paysandú queremos construir, en mi caso me postularé para estar nuevamente en la Junta Departamental.

Siempre hemos pregonado que estaríamos donde la gente nos necesite y el Partido Nacional nos requiera.

Por eso, junto a los compañeros hemos decidido volver a estar en la Junta Departamental como Ediles, representando a nuestros vecinos y apoyando la gestión del próximo Intendente de Paysandú.

Somos conocedores de la realidad de nuestros barrios y el interior departamental y hemos tratado de ser dignos representantes de nuestra gente.

Hemos estado donde teníamos que estar, hemos sido voceros de las inquietudes planteadas y nuestro compromiso es seguir estando.

Estamos construyendo futuro.

Artículo anteriorEL FRENTE AMPLIO RECURRE A LA PICARDÍA POLÍTICA COMO HERRAMIENTA
Artículo siguienteGOT TALENT URUGUAY TIENE DOS JURADOS QUE NO ESTÁN A LA ALTURA