CIENTOS DE PERSONAS INSULTARON EN CORO AL INTENDENTE DE PAYSANDÚ

 

 

El Intendente de Paysandú Nicolás Olivera del Partido Nacional, pasó un momento delicado, cuando se encontró frente a frente con cientos de trabajadores de los centros CAIF del departamento que coreaban al unísono “Hijo de puta, hijo de puta…”.

El motivo era evidente, son más de cien trabajadores que Olivera los deja sin trabajo al vencerse sus contratos el 31 de diciembre, como todos los años.

Hay trabajadoras con 15 años de antigüedad, que ahora pasarán la fiesta de fin de año con una angustia imposible de describir. El intendente quiere cambiar la forma y habrá una cooperativa o una ONG que se ocupará de los CAIF.

Y por ello, más de cien familias tendrán la triste experiencia de quedar son trabajo y esperar a ver si tienen suerte con las nuevas autoridades.

Lo cierto que en Paysandú hay una gran indignación con Olivera, que ha mostrado una falta de consideración importante.

Pudo prorrogar los contratos dos o tres meses más, pero no quiso y no le renovó sus contratos a miles de trabajadores.

Fue así que cientos de los trabajadores se unieron para enfrentar al intendente, que se vio sorprendido cuando le gritaron de todo.

Ampliaremos esta información.

Artículo anteriorLA HIPOCRESÍA DE LUIS
Artículo siguiente«LA COVID ES EL MAYOR ENGAÑO DE LA HISTORIA”