El Bocón hace algunos años, denunció directamente a Joselo López, el mismo que el Presidente Lacalle Pou llama en representación de todos los funcionarios públicos, para adelantarle las medidas que va a tomar.
Su mujer (de Joselo López), entró al INAU con un concurso muy dudoso, armado como anillo al dedo para ella.
El cargo era en Montevideo, y a las pocas semanas de ingresar a un cargo por concurso, Joselo la hizo trasladar a la ciudad de Trinidad, donde viven.
Violando burdamente la prohibición de traslados por un tiempo determinado como marca la ley.
No conforme con eso, sus dos hijos también entraron a trabajar al INAU.
Yo personalmente hablé con Joselo López antes de publicarlo.
Para mi sorpresa, me dio dos argumentos al aceptar que esta información era real.
“¿Vos no harías eso por tu familia?” fue un argumento.
“En el INAU es tradicional darle preferencia a los familiares de los funcionarios” fue el otro argumento.
Toda esa porquería, poco a poco me fue venciendo.
La impunidad y la complicidad son totales por parte de todo el sistema político.
Se cubren, porque yo siempre digo, que los políticos juegan a la Conga…
“Mientras uno roba, los demás esperan su turno”.

Hoy Joselo es tan importante, que es una de las caras visibles del sindicato uruguayo.

Todo vale, nada es importante, se calientan conmigo porque denuncio acomodos de dirigentes blancos de familiares en cargos de particular confianza, de jerarquía.

Nos hemos acostumbrado a que no pasa nada, somos el país del no pasa nada.

Hacen de la política como un partido de fútbol, son de Nacional o de Peñarol, y se cambian de cuadro como de calzoncillos por pura conveniencia.

Se acomodan, cobran salarios de millonarios, viajan por todo el mundo, se alojan en hoteles fastuosos, comen en restaurantes en dólares, son verdaderas estrellas de cine.

Anoche, luego que Lacalle Pou hiciera los anuncios, ya tenían preparado un móvil para que el señor Joselo López le contestara al primer mandatario.

¿Joselo López?

El mismo que le importó tres carajos acomodar a su familia, pasando por encima de miles de uruguayos y uruguayas que andan repartiendo currículums para ver si logran un empleo.

Si fueran familiares de Joselo López, ya estarían trabajando en este Uruguay que los políticos y los sindicalistas han creado.

Artículo anteriorPEÑAROL SIGUE SIN GANAR, CON UN ENTRENADOR DE CUADRO CHICO
Artículo siguientePRESIDENTA DE LA JUNTA DE RIVERA DIO UNA LECCIÓN DE AUSTERIDAD