Tanto que hablamos de la grieta de los argentinos, parece que se vuelve una realidad que todo lo que ocurre del otro lado del Río de la Plata, siempre llega a Uruguay.

La famosa grieta entre Cristina y Mauricio, que tanto mal les hace a los argentinos todos, aquí ya es una realidad también.

Durante 15 años hubo “focas aplaudidoras de izquierda”, que estaban atentos para salir en defensa de cualquier crítica hacia las gestiones del Frente Amplio.

Ahora, aparecieron las “focas aplaudidoras de derecha” que salen en defensa de cualquier crítica a la gestión de esta coalición multicolor.

En las redes sociales es claro esto, ante cualquier crítica o comentario que pueda dejar mal parado al presidente Lacalle Pou, es inmediata la respuesta de miles de focas de derecha.

Todo se justifica, y si no lo pueden justificar, comienzan a buscar casos del Frente Amplio y los comparan.

Si alguien dice que Lacalle Pou está haciendo surf, enseguida aparecen cientos de personas diciendo que prefieren que haga surf y no como Mujica, que no se bañaba o que no se cortaba las uñas de los pies.

Si se señala a un corrupto, inmediatamente salen a decir que otros del partido rival robaron más.

Se intenta justificar todo, y creen que se trata de un partido de fútbol y se transforman en barras bravas, creen que son hinchas.

Desde El Bocón hemos criticado y denunciado a la gestión del Frente Amplio como ningún medio lo hizo.

Algunos desorientados han creído que al ser tan duros con la gestión de izquierda, este medio es de derecha.

Ahora, hace un año, cuando criticamos a la gestión multicolor, muchos nos descalifican diciendo que nos “compraron los comunistas”.

Hace unas horas opinamos en las redes respecto a la actitud de Lacalle Pou de hacer surf en La Paloma.

Dijimos claramente que no nos parece mal, que está muy bien que el presidente de un país tenga vida propia, que no me molesta y que a la inversa me parece muy sano que lo haga.

Es lo que pienso, yo no soy de los que aprovecho para criticar a como dé lugar.

Si estuviera de un solo lado del mostrador, podría haber armado toda una crítica destratándolo de “Cheto”, que no le importa “que hayan muerto 11 personas ese día” y podría seguir agregando muchos argumentos que podrían sonar muy simpáticos para la izquierda.

Pero algún día se darán cuenta que somos periodistas independientes, que seguiremos siempre diciendo que “lo que está bien está bien, y lo que está mal, está mal” sea de izquierda o de derecha.

La grieta hace que no puedan darse cuenta que se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo con nosotros, cosa sana sin duda, pero jamás podrán decir que alguien nos compró para decir tal o cual cosa.

Que no somos levantadores de centros, que no nos dejamos llevar por simpatías personales, que las tenemos, solo intentamos ser objetivos y respetuosos de las opiniones de los demás.

Lamentablemente, se han polarizado, y ya tenemos grieta, ya tenemos “focas de izquierda y  de derecha”.

Mucho daño le hacen a la gestión.

Mientras tanto, seguiremos transitando solo los caminos de la independencia periodística, de allí tras 25 años firmes no nos moveremos.

Artículo anteriorDURA RESPUESTA AL PERIODISTA LEONARDO HABERKORN
Artículo siguienteOTRA PERIODISTA QUE ACOMODAN LOS POLÍTICOS