Sergio Núñez fue quien junto al ex cabo Gustavo Brites quienes denunciaron toda la corrupción y abusos dentro de la Republicana, a pura garra y valentía, hacía poco había ascendido a cabo, porque por las denuncias que hizo junto a Brites, le habían trancado el ascenso. Se fue con la cabeza erguida, sus compañeros orgullosos de su accionar al denunciar junto a Brites lo que nunca nadie se animó hacerlo, hoy Brites secante, Núñez fallecido.

Así es la vida… Muchas veces pasa que los honestos tienen que dar más explicaciones que los corruptos.

De seguro muchos jerarcas estarán contentos hoy. Se sacaron un lazo de arriba, jerarcas que fueron vistos a los besos y abrazos con esta nueva cúpula ministerial. Pero Dios caiga y no muestra rebenque dicen. Los que van quedando junto a Brites seguir peleando por sus derechos y los de Núñez.
Hoy sus compañeros no despiden a un policía, despiden a un guerrero, un ejemplo para la institución, Sergio Núñez marcó una época junto al ex cabo Gustavo Brites denunciando corruptos, a cara descubierta, jugándose por él y sus compañeros, como dicen sus compañeros (lo que hizo Sergio Núñez y Gustavo Brites) no se ha visto jamás en la policía Nacional. El ministerio debería homenajearlo, porque las agallas que tuvo en denunciar la corrupción policial no la ha tenido nadie en toda la época policial. Lamentablemente para las autoridades, los policías no pasan de un número, hacen política con el personal, priorizan más a los reclusos que a su propio personal, a aquellos que están para defender la sociedad, y a los mismos jerarcas.

Hoy partió un ejemplo de la policía nacional, un coracero con todas las letras.

Artículo anterior¿SICARIATO? ¡ALGUIÉN PAGÓ PARA MATAR AL “CHITO” BIDART!
Artículo siguienteLA HORA DE LA PARTIDA…