Parecería que los políticos nunca van a terminar de sorprendernos. En este caso nos vamos a referir a las situaciones casi poco creíbles que se vivió en la junta departamental de Lavalleja, con el cambio de autoridades de esta.

Sin duda, la gran protagonista de situaciones insólitas, fue la ex intendenta de la intendencia Dra. Adriana Peña.

El nuevo presidente por este período es el edil Joaquín Hernández, que pertenece al Partido Nacional y en especial al sector que lidera el actual secretario de Presidencia Álvaro Delgado.

Desde hace ya varios días, estábamos al tanto que Adriana Peña no estaba de acuerdo que Hernández sea el nuevo presidente de la junta.

Pero pensamos, que en las últimas horas, se pondrían de acuerdo, así son los políticos en general.

Sin embargo Peña se mostró en la reunión muy reacia al nombramiento. Lo curioso es que Adriana Peña también es del Partido Nacional e incluso, pertenece al mismo sector de Aire Fresco apoyando la candidatura de Álvaro Delgado a la presidencia del Uruguay en las próximas elecciones internas.

Nos imaginamos que Delgado está enterado de estas situaciones que lo dejan muy mal parado como líder del sector.

En realidad, a decir verdad, Adriana Peña no tiene buen relacionamiento con ninguno de los sectores del Partido Nacional.

A Hernández lo votaron todos los partidos que tienen una banca en la junta, pero Adriana Peña no lo hizo.

¿Será algo personal con Hernández?

¿Hay algo que no conocemos entre ambos?

Peña ha tenido duros enfrentamientos en la junta con quien hoy es el presidente elegido.

Incluso dijo en sala, que no era el mejor edil para ocupar el cargo de presidente.

Insólito realmente.

Pero hay algo que podríamos calificar como extravagante en materia política.

Cuando Adriana Peña vio que perdía por goleada en el nombramiento de Hernández, intentó en un cuarto intermedio de la reunión, que el nuevo presidente le firmara un documento.

¿Qué decía ese documento?

Quería firmar un papel, donde se comprometa “a ser imparcial” y no sé cuántas cosas más.

¡Pobre Delgado!

Tendrá que trabajar mucho, porque su propio sector está partido y en realidad Adriana está con muy mala relación con todos los Blancos, ha quedado sola.

 

Artículo anteriorFESTIVAL DE BLANQUILLO, DURAZNO
Artículo siguiente¿OTRO ASTESIANO?