A Sebastián “Papelito” Fernández no le renovaron el contrato en Nacional y estamos en condiciones de decir, que la decisión fue tomada no solo por su rendimiento futbolístico (que no fue debidamente calificada por su falta de oportunidades de jugar), sino por su “falta de compromiso” con la institución en el ya famoso episodio en el hotel donde estaban concentrados al terminar el clásico que perdieron con Peñarol, donde varios jugadores violaron la burbuja sanitaria para unirse a tres mujeres que estaban alojadas en el mismo hotel y corrió el alcohol.

¿Por qué falta de compromiso con Nacional, un jugador que es referente dentro del plantel y que ha sido siempre alguien que ha demostrado gran cariño y amor con la camiseta de Nacional?

Porque nos aseguran que “Papelito” estuvo en conocimiento de lo que estaba ocurriendo, inclusive que iba a ocurrir, no participó, pero no intervino para que no ocurra.

También escuchamos en Radio Sport (periodista Sebastián Giovanelli) que “Papelito” dijo a los dirigentes que “Yo no soy un Buchón”, explicando el motivo por el cual no intervino para evitar esa falta de profesionalismo y disciplina.

Me da la sensación que Fernández no estaba en los planes de Giordano para renovarle el contrato, y que la dirigencia de Nacional aprovechó esa situación para no tenerlo en cuenta.

Los jugadores tienen códigos, el que estuvo en un vestuario sabe muy bien que las cosas se arreglan para adentro del plantel.

Que salir a contarle al entrenador, o a un dirigente, un acto de indisciplina de un grupo de compañeros, no es parte de esos códigos que mencionamos.

Seguro que muchos no recuerdan que “Papelito” ingresó al final en el clásico y la atajada fantástica de Dawson que valió un gol fue un cabezazo de Fernández.

Si hubiera sido gol, seguro que se le renovaba el contrato, pura hipocresía.

Artículo anterior“TRAJIMOS URUGUAYOS QUE ESTABAN VARADOS Y TRAJIMOS TURISTAS”
Artículo siguienteLOS ARGENTINOS HACEN SHOW CON LUISITO