Columna Dirigente Nacionalista Amanda Gómez (lista 433).-

 

Por este medio quiero hacer saber a la ciudadanía de mí enojo de lo que sucedió la noche del lunes 31 de agosto en la junta departamental, dónde la junta votó por el fideicomiso de US$ 25 millones de dólares qué serán utilizados por el candidato que gane a la intendencia el próximo 27 de septiembre.

¿Preguntó son solo dos candidatos a la intendencia de Paysandú? ¡Aparentemente sí!

Previo a la votación se reunieron los dos candidatos que supuestamente ganarían la intendencia para votar esta atrocidad, que son el diputado Nicolás Olivera (Partido Nacional) y el señor Mario Díaz (Frente Amplio).

Perdón por mi ignorancia, ¿yo pienso que por lo menos el candidato del partido nacional cual pertenezco no se debería haber consultado a los otros candidatos en competencia?, pero tengo entendido que esto no sucedió.

El comentario de las personas que tienen acceso a la IDP es que la intendencia está en Desfolad y de esta manera con esta gran cantidad de dinero cambiaría su situación económica. Lamentablemente los perjudicados seríamos los ciudadanos sanduceros porque esta deuda se pagaría de aquí a 20 años o más, en ningún momento se comunicó cuáles serían los intereses de este dinero, los cuales seguramente deben ser muchos.

Es bien sabido que el mundo entero está sufriendo una crisis económica debido a la pandemia y nosotros no somos la excepción, mientras nuestro querido y gran presidente está apelando a la austeridad y es aquí a 380 kilómetros de ese hombre que está siendo continuamente atacado por el Frente Amplio livianamente tomamos un préstamo por US$ 25 millones de dólares el cual en principio era para el proyecto «Districto Parck» que hoy en la información del diario local se dijo que es para los gastos necesario del futuro intendente. ¿Será que tienen tanta posibilidad de que gane uno de ellos?

Artículo anteriorUSTED GUILLERMO CARABALLO, ES EL “MARISCAL DE ESTA DERROTA”
Artículo siguienteBELVISI RECHAZÓ QUE LA INTENDENCIA CONTRATE EL FIDEICOMISO Y LAMENTÓ QUE LA ADMINISTRACIÓN NO PERMITA CONOCER “SUS NÚMEROS”