Un caso curioso ocurrió con el actual presidente de Peñarol Ignacio Ruglio y el Banco República, ya que en el día de ayer, una gerenta de dicho banco, fue sentenciada a pagar una deuda de Ruglio.

Ruglio integraba una sociedad con quien era su esposa llamada Dibels SRL, y tenía una cuenta en el  BROU.

La Gerenta de esa institución, cuando muchos cheques de Ruglio (Dibels SRL) no se cubrían, procedía, a pedido del hoy presidente del Club Peñarol, a autorizar un sobre giro.

Lo cierto, es que finalmente Ruglio y su esposa nunca pagaron, y dejó un clavo que hoy deberá hacerse cargo la gerenta del BROU por resolución judicial.

En el expediente judicial, la gerenta explica como y porqué le acreditaba los sobregiros de esta manera:

«Al principio me llamaban del clearing para avisarme que habían
entrado cheques de la cuenta y se iba a sobregirar, yo me comunicaba con el cliente y él me decía que lo acreditaba de tarde porque tenía la plata o algún día porque tenía
desfasaje por la venta de entradas. Posteriormente la cuenta se fue abultando de sobregiros que el cliente iba amortizando sin llegar a cubrirlos en el día, algunos días cubría más y otros menos. Todos los días me llamaban del clearing y yo previo a hablarlo con el cliente, autorizaba el pago de los cheques. Siempre confiando en lo que él me decía y tratando de no devolverle los cheques para no cortar la cadena de pagos y que
pudiera seguir trabajando y amortizando los saldos»

Como pueden observar, hizo plena confianza en Ruglio, pero finalmente nunca pagó y se generó una pérdida incobrable para el Banco República, por lo que el banco inició una demanda por daños y perjuicios contra su propia gerenta, que habría incurrido en ilegalidades al dar el sobre giro.

La Gerenta aceptó su responsabilidad institucional administrativa:

«(…) el problema radica en el error que he cometido al confiar excesivamente en el cliente DIBELS SRL circunstancia que efectivamente culmina con el incumplimiento por parte del
cliente. A todas luces se trató de un error involuntario por mi parte el cual reconozco y asumo plenamente la responsabilidad. Quiero señalar también que tal como fue establecido y consta en el expediente sumarial, una vez constatado el error, realicé todas
las gestiones posibles a mi alcance para lograr el efectivo reintegro del dinero adeudado por el cliente sin tener la respuesta adecuada por parte de él. Es por ello que digo que fui sorprendida en mi buena fe y que el cliente quebró el margen de confianza que se le había otorgado ocasionando diversos perjuicios, a la Institución y a mí concretamente al
ser objeto del presente sumario administrativo. Obviamente que estoy profundamente arrepentida de la situación generada por esta empresa. (…) Quiero señalar que en mis treinta y seis años que llevo trabajando en la Institución, nunca me había ocurrido algo así, y que me reprocho todos los días por no haber tenido una conducta mucho más estricta con la empresa cliente. Eso me hubiera puesto absolutamente por fuera de la situación que tanto me angustia» culminó declarando.

En síntesis, Ruglio y su esposa, como propietarios de una empresa de espectáculos, clavó al Banco de la República y engañó a una funcionaria con casi 40 años de trabajo en la institución, que ayer, fue condenada a a tener que pagar lo que el presidente de Peñarol no pagó nunca, ni mostró interés en solucionar.

Vamos a publicar toda la sentencia en artículo siguiente, para que se pueda dar a conocer detalles increíbles.

Artículo anteriorEL MINISTRO MARTINELLI NO DEBERÍA PERMANECER EN EL CARGO
Artículo siguienteESTA ES LA SENTENCIA COMPLETA DEL CASO RUGLIO