El Gerente Deportivo del Club Peñarol, hoy tuvo una actitud de soberbia, que lo caracteriza, cuando el periodista Daniel Banchero, en vivo para la televisión de la previa, en la entrada de la cancha de Danubio, intentó saludarlo, y preguntarle sobre la ausencia de Cristian “Cebolla” Rodríguez, le contestó en forma cortante y sin siquiera mirarlo o detener su marcha… “Ya pasó mi momento”.

Y siguió rumbo a las gradas para presenciar el partido de su institución con Danubio.

Banchero quedó sorprendido, pero con experiencia logró seguir la transmisión, no sin antes, repetir la respuesta de Bengoechea.

A los pocos minutos, llegó Walter “El Indio” Olivera por la misma puerta y Banchero volvió a la carga con la pregunta sobre la ausencia del Cebolla.

Olivera, como un caballero, detuvo la marcha, le explicó al periodista que no tenía conocimiento de la causa, y le sugirió consultar al cuerpo médico de la institución, con total corrección y educación.

Corrección y educación que le faltó a Pablo Bengoechea con un trabajador de los medios como Banchero.

Unos minutos después, fue el Dr. Rienzi quien entró al estadio, y allí Banchero le pidió si podía explicar, y dijo con su habitual generosidad que era un problema muscular y que esperaba esté a la orden en el clásico.

¿Qué le habrá pasado a Bengoechea?

¿Será algo especial que tiene contra Tenfield o Banchero?

¿O simplemente es su permanente agrande de “profesor” que ha mostrado siempre?  

Artículo anteriorAriel Nahuelpan: “JULIO RÍOS ES EL TÍPICO PERIODISTA QUE ENSUCIA AL FÚTBOL”
Artículo siguienteCAOS EN LA CÁRCEL DE RIVERA, TRES DÍAS SIN AGUA